¿Tiene la empresa control sobre el trabajador y cómo el trabajador hace su trabajo?

Es la pregunta que podemos hacernos cuando queremos abordar un proyecto de trasformación tecnológica y buscamos talento para llevarlo a cabo.

¿Subcontratamos talento? Si esta es nuestra decisión, debemos tener bien definido el rol de patrocinador y de director de proyecto en nuestra organización, con el objeto de planificar y controlar la ejecución de un proyecto con metodologías predictivas, o un product owner que defina las necesidades del cliente y sea reportado después de los sprints en una metodología ágil e iterativa.

¿Incorporamos talento a la organización? Esta puede ser una buena estrategia, cuando el proyecto es de muy larga duración y estamos dispuestos a asumir el incremento de estructura.

La figura del Interim Manager, sin embargo, proporciona talento por el tiempo de duración del proyecto, se incorpora a la plantilla formando parte de la estructura y asume las labores de Director de proyecto o Product owner en proyectos de trasformación e innovación.

Por tanto, ante la pregunta, ¿Tiene la empresa control sobre el trabajador y cómo el trabajador hace su trabajo?

Si la respuesta es sí, el trabajador debe ser clasificado como empleado; si la respuesta es negativa, el trabajador debe ser clasificado como contratista independiente. Tengamos en cuenta que en un nivel de gestión intermedio podemos encontrar la figura que realmente se ajusta a la dirección de nuestro proyecto de trasformación.