Metodologías ágiles y la entrega de valor inmediata

Frente a la gestión de proyectos tradicional en dónde un jefe de proyecto toma requerimientos, define el proyecto y se centra en los procesos y tareas para entregar valor al cliente al final del proyecto, podemos aplicar metodologías ágiles de desarrollo en las que la comunicación debe ser continua y el enfoque está puesto en las personas y en la gestión continua de cambios. En SCRUM el principio más importante es la PRIORIZACIÓN BASADA EN EL VALOR

Tratamos de entender las necesidades que tiene el cliente sin llegar a demasiado detalle en el análisis previo de las que están más lejos en el tiempo y nos enfocamos en entregar valor desde el primer momento.

Es posible priorizar una lista de historias de usuarios, así realizamos el Mínimo Producto Viable, el cual podemos revisar y completar durante el ciclo de vida del proyecto.

Vamos a crear equipos auto organizados y con espíritu colaborativo y proactivo, para esto es necesario un gran esfuerzo en la fase de selección, que después se verá recompensado con la facilidad para delegar todas las tareas del proyecto. Este equipo se auto organiza, reparte las tareas y comparte la responsabilidad y por tanto el éxito del proyecto. De esta forma convertirnos en un facilitador y solucionador de impedimentos en lugar de en un jefe de proyecto.