La línea de partida en la búsqueda de la transformación digital

Entre muchas definiciones de Transformación Digital nos enfocamos hoy en esta:

“Transformación Digital se define como la respuesta crítica y necesaria para satisfacer las expectativas de los clientes, ofrecer experiencias individualizadas a gran escala y operar a la velocidad del mercado”.

Esto supone una gran responsabilidad para los CIO. No es sorprendente que estimemos que el 60 por ciento de los ejecutivos creen que están rezagados ​​en su camino hacia la transformación digital.

Con esa definición en mente, echemos por tanto un vistazo  a aquello que los líderes de TI ya deberían estar haciendo.

 

Aprovechar la automatización para activar su departamento.

Parte de la definición de transformación digital es “operar a la velocidad del mercado”. En el mundo de los servicios modernos, los empleados necesitan resolver sus problemas en minutos. El personal de soporte no puede permitirse perder el tiempo archivando colas de incidencias o trabajando en tareas repetitivas.

Un help desk centrado en el empleado enruta y prioriza automáticamente, notifica a los proveedores de servicios sobre nuevas tareas y escala los incidentes importantes automáticamente. De esta forma, el servicio técnico puede ofrecer  servicios de calidad para los empleados, en lugar de solamente resolución de incidencias.

La transformación digital es costosa, por lo que los ahorros operativos son fundamentales para ayudar a financiar nuevos servicios digitales. La automatización de tareas es una forma de reducir los costos operativos.

La automatización de las solicitudes de la mesa de servicio no solo le permite a TI enfocarse en proyectos más importantes, sino que también ayuda a reducir los gastos operativos asociados con ciclos de respuesta más largos.

 

Enfatizar la experiencia del cliente

El cliente debe ser el focol de nuestros esfuerzos. Los clientes pagan, usan y requieren soporte. Sin clientes, construir un servicio no tiene sentido. Puede aprovechar toda la tecnología moderna que desee, y si el cliente obtiene una mejor experiencia en otro lugar, ha fallado. Los servicios de TI deben reconocer esta filosofía, priorizando una interfaz fácil de usar, una plataforma estable y encuestas regulares de satisfacción del cliente para ayudar a dar forma a la entrega del servicio.

Por ejemplo, muchas organizaciones usan soluciones individuales para marketing, ventas y ERP más inteligentes que otros. La variedad de aplicaciones puede dejar a los CIO con más preguntas que respuestas.

  • ¿Cómo extraemos la información que necesitamos de todas esas aplicaciones?
  • ¿Cómo nos comunicamos efectivamente a través de diferentes departamentos, que a menudo usan diferentes herramientas?

Los servicios de TI  gestionados así, a menudo suponen una pesadilla para la gestión de incidencias, el catálogo de servicios y la gestión del conocimiento, debemos tender hacia la gestión consolidada de todos estos servicios.

fuente: cio.com