Innovación digital y estructuras organizativas

“No hay nada tan inútil como hacer eficientemente algo que no debería haberse hecho” Peter Drucker.

Parece claro que para innovar, el primer factor clave a tener en cuenta es el humano. Google y muchas otras empresas, basan su éxito primero en la excelencia técnica del producto y de su comunicación, pero después mantenerlo es una cuestión que tiene que ver más con la captación y el compromiso del talento.

La estructura organizativa que elijamos para gestionar la cultura empresarial y el talento en las personas, es fundamental en la creación del caldo de cultivo necesario dónde se incuben las ideas verdaderamente trasformadoras.

“Innovar es explorar y explotar (comercialmente) ideas”. José Esteves. IE Business School.

y por tanto, no existe una estructura organizativa ideal, en cambio hemos de escoger su tamaño y forma de organización de acuerdo a nuestra cultura y ritmo de implantación que deseemos aplicar a nuestros procesos innovadores.

Las organizaciones en red, facilitan la fase de exploración, sin embargo se han de establecer las reglas del juego de inicio para que funcionen productivamente.

Las estructuras jerárquicas son más adecuadas para las fase de explotación debido a su elevada eficiencia.

Y por supuesto, ambas pueden y deben integrarse bajo el paraguas del área de Innovación; mientras la estructura en red explora y busca fuentes de inspiración, la estructura jerárquica explota eficientemente las fortalezas del prototipo.