La jerga del management suele referirse a esto como un cambio cultural. Tener una buena web y actividad en las redes sociales es positivo, pero tiene poco que ver con llevar a cabo la transformación digital de la empresa.

“La mayoría de los falsos profetas de la transformación digital ha aprendido a través de analizar casos de estudio, a base de powerpoints o porque en su empresa hay alguien que lo ha hecho, aunque ellos mismo no hayan vivido el proceso”, enfatiza Damià.

“Estos cambios estratégicos son como operaciones a vida o muerte. No se puede entrar en un quirófano sin haber operado nunca. Muchas empresas se encuentran con que si abren un canal online también deben cambiar su modelo logístico. Esto es lo que a menudo no se entiende: la digitalización suele implicar modificar toda la cadena de valor hacia atrás”, zanja.

(Leer más…)